Rechazo Femenino: Abominación Masculina

Cómo Gustarle A Una Mujer A La Que No Le Gustas - 2 parte

Observas a una chica. Es tu tipo. Se observan por un momento, el tiempo se detiene… como un par de venados capturados en la luz de los ojos del otro.

Ella te mira — hay una curiosidad en sus ojos… esperando. Los segundos parecen horas, puedes sentir el momento escapando como agua de tus manos.

Estás vagamente consciente de que debes hacer algo, pero no estás preparado. Algo la distrae — ella observa para otro lado… se te va el tren, ella entra en un taxi, suena el timbre de clases.

El momento se desvanece como un fantasma como si nunca hubiese existido.

Pero puedes verlo una y otra vez en tu cabeza, ¿Verdad? Repitiéndose mil veces.

Si has conocido la agonía de observar una oportunidad de posibilidad romántica, escaparse mientras te quedas desamparado, entonces has vivido el momento más bajo en la vida de un hombre.

El temor de que nuestros intentos románticos sean rechazados por una mujer, sigue siendo la dificultad número 1 cuando se trata de como conseguir novia. Y puede de hecho ser peor hoy en día que en el pasado.

Después de todo, ¿Cuándo ha estado el hombre en tal desventaja social con las mujeres que en la actualidad… cuando ha colapsado completamente cualquier forma cultural de obediencia femenina?

¿Cuándo habían sido ellas tan sarcásticas, exigentes o juiciosas de nuestros revueltos actos… o tan seguras para expresarlos — porque ahora ellas cuentan con toda la protección de la ley (incluyendo el gobierno y las reglas corporativas contra el acoso) protegiéndolas por cualquier defensa seria?

Esto dificulta nuestro trabajo de acercamiento romántico para aquellos de nosotros que no tenemos las bolas de acero.

He estudiado y pensado mucho sobre esto (sin mencionar las experiencias de las adorables patadas en los dientes que me llevé durante mi… EH… investigación), y me parece que hay 3 cosas importantes que se deben saber en el arte de conquistar a una mujer:

1) Debes tener una especie de rompe hielo predeterminado.

Y no, no hablo de la preguntita tonta “¿Vienes muy seguido?”. Detente y piensa un momento — la mayoría de nosotros (a menos que tengas un tipo de ansiedad social severa que requiera tratamiento psiquiátrico) usualmente no tenemos problemas para iniciar una pequeña charla casual con la gente, incluso con perfectos extraños en el metro, y realmente… incluso con chicas bellas.

Si sabías con anterioridad que solo ibas a hablarle a una chica sobre el clima, ¿por qué?… porque difícilmente habría algún tipo de ansiedad involucrada, ¿verdad? Entonces, ¿Para qué temer?

Porque sabemos que si nuestra verdadera intención es “conquistarla”, entonces de alguna forma debemos hacer algo especial para transformar la conversación mundana en romántica — y ESTE “algo” desconocido que no tenemos idea de qué es ¡es lo que nos aterroriza!

Yo llamo este excepcional pero atemorizante momento en la interacción hombre-mujer “el rompehielos” — y como dije antes es nuestra incertidumbre sobre cómo hacer este intercambio verbal sin vernos como completos idiotas donde reside el corazón de nuestro miedo al rechazo.

Bien, aquí en el “laboratorio de seducción” del Dr. Frankenstein, donde me gustaría idear varias pequeñas maniobras para ese tipo de problemas desagradables…

Para empezar, un artilugio conversacional interesante con el que sorpresivamente he tenido muchísimo éxito es algo que llamo especulación resignada.

Aquí es cuando haces “La Pregunta” formulándola de forma que parezca que hay, desde luego, muy poca o ninguna posibilidad de que ella responda positivamente:

“Disculpa, sé que probablemente estoy loco por pensar que alguien tan (atractiva, simpática, espectacular, sensacional) como tú estaría libre como para (cenar, tomar un café, tomar un trago) conmigo alguna vez…?”

Y luego (la parte difícil) dejar la pregunta en el aire un rato hasta que ella se vea forzada a reaccionar.

Como ves, tú estás especulando — resignado al hecho de que es probablemente solo un sueño utópico que alguien tan linda como ella estaría en posición de aceptar tu atrevida oferta.

¿Ves? Este tipo de acercamiento la desarma, es encantador e inofensivo para casi cualquier chica… especialmente si lo haces de forma juguetona y divertida.

La especulación resignada es una forma genial de cruzar de forma casual la frontera entre un extraño amistoso a una posibilidad romántica sin toda esa gran presión, un suave “logro verbal” que muchos de nosotros no logramos hacer.

De hecho me sorprendo de cuántas mujeres caen en este tipo de oferta.

No siempre, claro, ni siquiera la mayoría de las veces, con honestidad, pero es de un 30-40% de las veces en mi experiencia… y este es un juego loco e impredecible, ¡que no es malo!

2) Cualquiera que sea tu rompe hielos, necesitas predeterminar eso en ti, escríbelo… ¡Y ENTIÉRRALO PRFUNDAMENTE EN TU CRÁNEO!

Porque cuando llega el momento y observas a una chica espectacular y tienes una oportunidad perfecta para acercarte… tu ansiedad se disparará, tu cerebro se cerrará y tu conciencia generalmente quedará en blanco.

Y cuando tu cráneo está en blanco, quedas debilitado, amigo mío.

Debes hacer lo que sea necesario para que esta frase sea fácil de recordar como la letra de la canción suena mil veces en la radio.

Algo que puedas “cantar” en cualquier situación… un parque, ascensor, una fiesta.

De lo contrario solo estarás cargando con un montón de información en tu cabeza, pero no habrás cultivado aún ninguna HABILIDAD.

Repite tu rompe hielos tanto como puedas!!!

3) La habilidad de conocer y seducir mujeres es una de las cosas más difíciles que tenemos que aprender como hombres.

Quizás si actualmente te estás entrenando para aterrizar la próxima generación en la luna dentro de 15 años, estés en algo más difícil, pero para el resto de nosotros, este triste hecho sigue siendo básicamente cierto.

El punto es que debes entender la magnitud de este reto en la vida para darte un respiro y y liberarte de cualquier sentimiento de culpa que podría seguir atormentándote por errores pasados y responsabilizándote.

Tus comportamientos son sólo una expresión de tus pensamientos predominantes — y si esos pensamientos constantemente te atormentan sobre lo perdedor que eres y cuán desesperanzado y desamparado estás, entonces la realidad de tu vida se ajustará a eso… y también será horrible.

Comienza por abandonar cualquier tipo de trauma “que te ha marcado la vida” que te pueda estar afectando. Nadie soporta una historia triste de por vida, sin importar lo horrible que sea. La vida útil expira algún día.

Debes desarrollar la determinación de seguir adelante y convertirte en lo mejor que debas ser en este aspecto de tu existencia masculina.

Algunos hombres querrán ser grandes jugadores, por ejemplo, mientras otros quizás están buscando novia o esposa. Muchos tal vez solo necesitan sexo y luego permitir que ese evento los lleve a donde deba llevarlos.

Decide a qué nivel quieres jugar este juego, y luego asume la tarea de adquirir las habilidades necesarias para lograrlo de forma lógica y racional lejos de emociones “opacas” como la amargura o desesperación.

Así es como logras eventualmente ser bueno con las mujeres, no es magia.

Si deseas aprender a conquistar mujeres volviéndote un GRAN conversador, entonces deberías de darle un vistazo a esto: Haz Sexy Una Charla Corta

SI TE GUSTO EL ARTÍCULO QUE LEÍSTE, SEGURO QUE TE GUSTARA MUCHO MAS ESTE REPORTE GRATUITO...

Donde te REVELO las mejores formas de conocer y seducir mujeres sin importar que te consideres un hombre del montón, tanto física como económicamente! Ingresa tus datos en el formulario debajo y empieza tu cambio hacia la grandeza!

2 Comments

Leave A Response

* Denotes Required Field